Álvaro Rico publicó este lunes un «saludo personal de agradecimiento por lo realizado y reafirmación del compromiso por lo que vendrá».

«Estimados compañeros y compañeras:

Por esta vía, y por última vez, quiero agradecerles los innumerables saludos, reconocimientos y aliento que me han hecho llegar personalmente o por mail desde el mismo miércoles de la semana pasada, día de la elección del rector de la Universidad de la República.

Asimismo, aprovecho la ocasión para ser yo quien salude afectuosamente y agradezca:

- a los estudiantes universitarios que me eligieron como su candidato a rector a través de un plebiscito participativo y de consulta directa a cada estudiante, organizado por decisión de la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay (FEUU) en Montevideo y en el interior;

- a los órdenes —y representantes al claustro— de docentes y egresados que, a través de distintos procedimientos democráticos, resolvieron votar por el programa que sosteníamos y la continuidad de las reformas en la Universidad;

- a todos los funcionarios no docentes, estudiantes, egresados, docentes y compañeros y compañeras en general que firmaron por mi candidatura otorgándome así su confianza y un gran respaldo desde el inicio de la campaña;

- al núcleo pequeño de universitarios y amigos que, voluntariamente, actuaron como mis colaboradores más directos en la campaña y que demostraron una gran capacidad de trabajo y adhesión institucional;

- a los distintos servicios universitarios que organizaron los debates públicos entre candidatos así como a los diversos medios de prensa y periodistas por la importante cobertura de la campaña y la elección del rector, lo que contribuyó a una mayor democratización y conocimiento de la realidad universitaria por la opinión pública;

- al rector electo de la Universidad de la República, Dr. Roberto Markarian, vencedor por amplia decisión mayoritaria de la Asamblea General del Claustro. Mis sinceros deseos de buena gestión y colaboración personal.

Se abre una nueva etapa en la Universidad de la República por el importante recambio de las autoridades centrales y en muchos servicios, y porque la voluntad mayoritaria del demos universitario se expresó en apoyo a una plataforma política y de gestión que contiene «nuevos equilibrios», que propondrán las autoridades electas a la brevedad.

Pero también se abre una nueva etapa porque hemos transitado un proceso electoral en el que ciertas conductas asumidas abrieron profundas heridas no solo entre los actores universitarios sino en los mismos principios democráticos y procedimentales del cogobierno universitario, afectando su credibilidad y cuestionando su vigencia. Callar sobre esas transgresiones o minimizar sus efectos sería profundizar aún más la crisis, y no hacer nada o pensar que la responsabilidad la tienen otros sería extender un sistema de complicidades en el tiempo con efectos muy negativos.

Por eso mismo, en lo personal, ahora como decano de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, me comprometo a trabajar en los próximos años por la unidad de la institución y de sus gremios, para defender los principios y procedimientos democráticos, para mejorar la participación y el cogobierno, para conservar el espacio programático: «Por una Universidad inclusiva, integrada y cooperante. En avance» y defender las reformas universitarias ampliando sus bases de apoyo en los nuevos tiempos que estamos inaugurando.

Muchas gracias, nuevamente, por el apoyo y la confianza que me brindaron.

Álvaro Rico».

*Artículo tomado del portal de la Udelar

Our website is protected by DMC Firewall!