El decano, Álvaro Rico, hizo un repaso del rol que jugó la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación en la llegada del Instituto a nuestro país.

El miércoles 29 de noviembre fue un día muy importante para la Universidad de de la República (Udelar): se inauguró la primera sede del Instituto Confucio (IC) en Uruguay.
El fuerte impulso que Rectorado le dio a esta iniciativa desde el año 2015, el compromiso personal y la orientación del propio rector, Roberto Markarian, concluyeron exitosamente en el día de ayer cuando, a sala llena, se inauguró el Instituto con presencia de importantes autoridades académicas y diplomáticas de China como el presidente de la Universidad de Qingdao, Fan Yuejin, y de Uruguay, así como público en general.
La Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación no ha estado ajena a este logro. Los antecedentes de nuestra presencia institucional se remontan a una década atrás cuando en el año 2007, durante el decanato del Dr. José Seoane, se iniciaron los primeros contactos con la Universidad de Qingdao para explorar las posibilidades de instalar una sede del Instituto Confucio vinculada a las actividades de nuestro Centro de Lenguas Extranjeras (CELEX).
Tres años después, en el año 2010, el Consejo de la Facultad aprobó un proyecto de acuerdo marco a suscribirse entre la Universidad de la República y la Universidad de Qingdao. Finalmente, el 8 de diciembre de 2010 se firmó el «Acuerdo para la Educación y la Colaboración Académica entre la Universidad de la República, Uruguay y la Universidad de Qingdao, China» que establece: «Ambas partes explorarán conjuntamente la posibilidad de crear el Instituto Confucio en la Universidad de la República».
En pos de cumplir dicho objetivo, en setiembre del año 2013, el decano de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, Álvaro Rico, y la docente del Instituto de Letras Sonia D’Alesandro, con apoyo del Ministerio de Educación y Cultura, el Ministerio de Relaciones Exteriores y la Intendencia de Montevideo, viajaron a China invitados por las autoridades de la Universidad de Qingdao para realizar diversas actividades académicas y avanzar en las tratativas para radicar el IC en la Facultad. No obstante, el objetivo no fue alcanzado en ese entonces.
Como dijimos, a partir del año 2015 el Rectorado de la Universidad le dio un gran impulso a la cooperación internacional y al objetivo de establecer un convenio entre la Udelar y Hanban así como entre la Udelar y la Universidad de Qingdao.
Así, el 3 de marzo del 2016, se suscribe un acuerdo con la Sede Central del Instituto Confucio de China (Hanban) «con el fin de fortalecer la cooperación educativa entre China y Uruguay, apoyar y promover el desarrollo de la enseñanza del idioma chino y aumentar la comprensión mutua y amistad entre las personas en China y en Uruguay». Con fecha 22 de junio del año pasado, se firma un convenio entre la Universidad de la República y la Universidad de Qingdao en el que se establecen las obligaciones de las partes en la gestión del Instituto Confucio. Finalmente, el 29 de noviembre de 2017, en el acto realizado en la Facultad de Arquitectura, se inauguró dicho Instituto.
Sobre la base de nuestros antecedentes en la materia, la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación colaboró estrechamente con Rectorado en este proceso, en pos del objetivo alcanzado. Queremos resaltar tres aspectos de esa cooperación:
1. Poner a disposición la llamada Casa Lago, ubicada en Manuel Albo y Av. Italia, para instalar allí la sede del Instituto Confucio. La Casa Lago fue una donación modal de dicha familia a la Universidad realizada en el año 1987, usufructuada por la Facultad de Humanidades en este tiempo para funcionamiento de una parte de los institutos de Letras y de Lingüística, que ahora permanecerá en la planta baja del edificio. Una importante inversión con fondos centrales aprobados por la Comisión Programática Presupuestal y el Consejo Directivo Central ha permitido la recuperación integral de Casa Lago, que luce como nueva, así como realizar nuevas construcciones, ascensor incluido.
2. Poner a disposición el apoyo académico y la experiencia acumulada en materia de enseñanza de idiomas y atención de lectorados por parte del CELEX a los efectos de la organización de los cursos del Instituto Confucio para estudiantes universitarios. Es decir que, de las múltiples actividades de enseñanza del idioma chino mandarín así como culturales, de Extensión y vínculos con el medio que desplegará el IC en Montevideo y el interior (funcionarán, por ejemplo, cursos de cocina china, ceremonia del té, artes marciales), aquellas actividades estrictamente académicas, de carácter gratuito, vinculadas a los planes de estudio de distintas carreras universitarias y con créditos acumulables, así como las tareas de difusión y gestión de bedelía, serán responsabilidad de la Facultad y del CELEX en particular, y se contará en ese sentido con la directa colaboración de su directora, Laura Masello.
3. Integración del decano de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la Comisión Directiva del Instituto Confucio, junto con el rector de la Universidad, Roberto Markarian, y el profesor emérito de la Facultad de Arquitectura, Cheung-Koon Yim, en calidad de presidente del Instituto Confucio en la Universidad de la República.
La importancia que tiene hoy China en el mundo, los múltiples vínculos de cooperación establecidos con nuestro país, el relacionamiento privilegiado con la Universidad de la República para fines de enseñanza y mutuo enriquecimiento cultural, la perspectiva que se abren de becas, movilidad y cooperación académica con Qingdao y otras universidades chinas, el acercamiento entre los dos pueblos y por la paz en el mundo, encuentra a nuestra Facultad, nuevamente, diciendo presente.

Álvaro Rico
Decano FHCE

Sitio web del Instituto Confucio

Our website is protected by DMC Firewall!