La Cátedra UNESCO de Agua y Cultura, con sede en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación (FHCE), compartió en el Día Mundial del Agua algunas de sus líneas de trabajo más relevantes de los últimos meses, a la vez que convocó a investigadores a sumarse a una nueva iniciativa.

En octubre del año pasado, celebrando el Octubre Azul por el Plebiscito del Agua de 2004, la Cátedra inició la campaña «Agua Libre» en su sede de nuestra Facultad, con el objetivo de reconstituir en el servicio universitario la confianza en el agua potable pública y gratuita, como principio y práctica que garantizan el derecho humano al agua en Uruguay. Para ello se está haciendo un seguimiento junto con la Secretaría de Facultad para cumplir la normativa sobre limpieza de tanques. Como la gran mayoría de los habitantes de la Facultad tiene desconfianza sobre la calidad del agua que viene de los tanques y recorre la anticuada cañería del edificio, se instalaron mayor cantidad de dispensadores de agua fría y caliente en varios puntos del edificio con filtro de carbón activado con iones de plata y otro filtro de sedimentos, los cuales se reemplazarán de acuerdo a su mayor o menor uso. Además, se distribuyeron gratuitamente caramañolas entre funcionarios y docentes, comenzando por los consejeros de los tres órdenes de Facultad. En el presente año esperamos poder mejorar la comunicación de Agua Libre y buscar mayores interacciones con otros servicios universitarios a través de la Red Temática de Medio Ambiente, para potenciar la escala de la acción.

La Cátedra estuvo además intensamente involucrada en febrero pasado en la organización de una jornada sobre agua y derechos humanos, durante el Taller Trilateral «Contribuciones antropológicas para las acciones afirmativas en Sudamérica», co-organizado en Montevideo por la Udelar, Unicamp y la Universidad de Aberdeen. Durante esa jornada cuarenta jóvenes investigadores en antropología y ciencias sociales del Reino Unido, del estado de Sao Paulo y de Uruguay, visitaron la Planta de Potabilización de Agua de la OSE en Aguas Corrientes, intercambiaron preguntas e ideas con sus autoridades y gerentes, así como con una representante de DINAGUA-Mvotma y compartieron un espacio de diálogo con la Asamblea del Agua del río Santa Lucía de esa localidad. La inspiración derivada de esta jornada se verá plasmada en una próxima publicación trilingüe con artículos de los participantes reflexionando sobre cómo el Taller Trilateral ha influido en sus objetivos y metodologías de investigación en derechos humanos, equidad de género, conocimiento y sustentabilidad ambiental.

Como resultado de la planificación de dicha Jornada, y a partir de encuentros previos con la Gerencia de Comunicación-Área de Cooperación Nacional e Internacional de OSE, la Cátedra UNESCO de Agua y Cultura avanzó en el diseño de un convenio específico de cooperación entre OSE y la FHCE para promover la relación entre ambas entidades en materia de valorización y accesibilidad del patrimonio cultural del agua desarrollado bajo la responsabilidad del organismo público, para beneficio de las comunidades de influencia y la ciudadanía en general. En el convenio, que ya fue acordado entre las partes en su redacción básica y se encuentra en el proceso necesario de aprobaciones multi-nivel, la Cátedra se obliga, entre otros, a conformar un equipo de trabajo interdisciplinario universitario para la investigación y divulgación de la historia de la provisión de agua potable en Aguas Corrientes, cuyos orígenes se remontan a 1868.

Convocatoria a investigadores

En este sentido, la Cátedra UNESCO de Agua y Cultura, en este Día Mundial del Agua, hace una primera convocatoria a investigadores interesados de toda la Universidad de la República, que quieran integrarse a un equipo de investigación que trabajará en la coproducción de conocimiento con funcionarios de OSE en torno a la Historia de las Aguas Corrientes. La convocatoria llama especialmente a estudiantes de grado y postgrado (maestría y doctorado) que estén buscando un tema para su tesis final en Historia, Antropología Social, Arqueología Industrial, Archivología, Gestión del patrimonio, Filosofía de la Ciencia y la Tecnología y/o Museología.
El día jueves 30 de marzo a las 16:30 se realizará una reunión informativa sobre el proyecto en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación. Los investigadores interesados pueden comenzar a escribir al e-mail de la Cátedra: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Día Mundial del agua 2017: pensar en las aguas residuales, su tratamiento y reciclaje

El Día Mundial del Agua de las Naciones Unidas (22 de marzo) se creó en 1993 para aumentar la conciencia sobre los problemas vinculados a la crisis de los recursos hídricos en el planeta. Esta crisis está dada, en primera instancia, por una pésima distribución social del agua --tanto para consumo humano, como para otros usos como riego agrícola, generación hidroeléctrica o recreación--, así como los crecientes desafíos de la variabilidad climática, la urbanización no planificada, y la degradación y contaminación alarmantes de ríos, lagos y océanos que provocan un estado de escasez o abundancia incontrolable, según el lugar y el tiempo, que agudiza la desigual distribución del agua entre clases y grupos sociales. En este mundo el agua sana fluye en el ciclo socio-hidrológico hacia la riqueza y los poderosos. El derecho humano al agua y el derecho al saneamiento, así como el reconocimiento del agua como bien común, buscan contrarrestar esta tendencia concentradora de nuestro sistema económico y legal.

Este año el tema central del Día Mundial del Agua son las Aguas Residuales y la necesidad de incrementar el tratamiento y la reutilización de estas aguas a nivel residencial, urbano, industrial y agrícola, que hoy día sólo se realiza para el 20% a nivel global.

Cabe recordar que el objetivo del desarrollo sostenible incluido en la Agenda 2030 de la ONU, ratificada por nuestro país, busca «Garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos». Entre otras metas se incluye la 6.3 que dice: «Para 2030, mejorar la calidad del agua mediante la reducción de la contaminación, la eliminación del vertimiento y la reducción al mínimo de la descarga de materiales y productos químicos peligrosos, la reducción a la mitad del porcentaje de aguas residuales sin tratar y un aumento sustancial del reciclado y la reutilización en condiciones de seguridad a nivel mundial».

En nuestro país, el saneamiento a nivel urbano es uno de los mayores desafíos y quizá la mayor inversión social, por sus efectos benéficos para la salud pública y ambiental. En este día se presenta en nuestro país el Plan Nacional de Agua por parte de la Dirección Nacional de Aguas (DINAGUA, MVOTMA), donde el tema de las aguas residuales es incluido en el diagnóstico vinculado a los efluentes industriales y el saneamiento urbano, asociados a su vez a la calidad de las aguas superficiales. El tratamiento de las aguas residuales sería abordado en los próximos años, principalmente, en la continuidad y mejora del Subplan Nacional de Agua Potable, Saneamiento y Drenaje Urbano, y también en el control de las fuentes puntuales industriales con potencial contaminante de las aguas.

DMC Firewall is a Joomla Security extension!