La Asociación General de Autores del Uruguay (AGADU) y la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay (FEUU) expresaron este lunes su deseo de festejar un eventual «entendimiento» en torno a la reforma de Ley de Derechos de Autor con un recital en la explanada de la Universidad. El eslogan sería: Autores y estudiantes, unidos y adelante, anunció el músico Diego Drexler.

Desde el acuerdo, el representante de FEUU, Marcio Mañana, recordó que los estudiantes son «la parte más vulnerada» en la actual relación entre el derecho de autor y el derecho a estudiar, y anunció que la organización seguirá apostando al equilibrio. «Queremos seguir trabajando en este ámbito que hemos creado», dijo. AGADU y FEUU fueron invitadas por el Pro Rectorado de Enseñanza de la Universidad a debatir junto a otras organizaciones sobre la reforma de Ley de Derechos de Autor Nº 9.739 que introduce excepciones y limitaciones para fines educativos, de investigación y bibliotecas. La actividad se desarrolló en el Paraninfo. También participaron representantes de la Cámara Uruguaya del Libro (CUL), la Asociación de Bibliotecólogos del Uruguay (ABU), el Consejo de Derecho de Autor (CDA), el Programa de Entornos Virtuales de Aprendizaje (ProEVA), el Repositorio COLIBRI, la Asociación de Docentes de la Udelar (ADUR), la Subcomisión Sectorial de Propiedad Intelectual de la Udelar, Creative Commons Uruguay y la Red de Sellos Independientes.

El encuentro se extendió desde la mañana y tuvo algunos momentos de rispidez. El también representante de AGADU, Hugo Di Carlo, por ejemplo, denunció la infiltración del movimiento estudiantil. «Es como cuando sale campeón Nacional o Peñarol, que van los hinchas buenos a festejar por 18 de Julio, pero aparecen los revoltosos a romper los vidrios y llevarse las cosas». El cineasta y docente del Instituto de Comunicación, Mario Handler, se mostró ofendido por el uso del término lucro: «95% de mis películas fueron políticas, sociales, algunas militantes ¿y dónde está el lucro?». También se quejó por la «posibilidad de obras derivadas. Yo quiero que como mínimo me pidan permiso. Si puedo cobrar, cobro; regalo muchísimo por razones mías, filosóficas, pero me han hecho propuestas indecentes. Las televisoras no pagan nada, inclusive las oficiales, me han robado todo», denunció.

Para el integrante del Consejo de Derechos de Autor, José Antonio Villamil, el encuentro de este lunes constituyó «el primer partido de un campeonato que tenemos que jugar para empezar a discutir el tema de los derechos de autor en Uruguay». El proyecto fue aprobado por la Cámara de Senadores y ahora será analizado por la Cámara de Diputados. Villamil llamó a evitar la puja «entre el viejo modelo autoral dominado por los cuatro grandes de la música y los cinco grandes de Hollywood, y el modelo de silicon valley. Nosotros no somos parte de esa guerra. Busquemos en esa puja el lugar dónde ubicarnos».

La ley de derechos de autor no regula solo los derechos de los autores, «sino que genera un sistema de pesos y contrapesos, de equilibrios que hay que resguardar», explicó Patricia Díaz, de Creative Commons Uruguay. Si bien la nueva normativa «debe provocar algunos cambios en el ámbito de las bibliotecas, la posibilidad del fotocopiado parcial o generar traducciones, el resto del articulado lo único que hace es legitimar derechos individuales que nosotros siguiera sabíamos que no estaban legitimados». Díaz destacó la importancia de pensar la ley de derechos de autor «con cabeza del Siglo XXI: No tenemos que centrarnos solo en nuestros intereses sectoriales». Además, recordó que «las obras y contenidos que circulan tanto en la web como fuera de ella no son todos hechos con fines de lucro».

La representante de la Asociación de Bibliotecólogos de Uruguay, Rosario Nogués, dijo que dicha organización apoya la reforma que, «si bien es perfectible es mucho mejor de lo que tenemos hasta ahora». A la Cámara Uruguaya del Libro le preocupan las más de 3.000 personas que dependen directa o indirectamente de los libros sin considerar a los autores, dijo Jorge Sarracini. Según explicó, «un autor tiene el total derecho de decidir qué hace con su obra», y «más allá de las buenas intenciones, tal como está planteada la ley no es muy feliz. Si esto fuera tan fácil lo hubiéramos solucionado de una forma muchísimo más rápida», resumió. Quizás el problema no pueda resolverse blanco sobre negro, «uno contra otro porque no tiene sentido: nos equivocamos en el camino para buscar las soluciones. Hay que ponerse en el lugar del otro y empezar a entendernos».

En la misma línea, la coordinadora del Departamento de Apoyo Técnico Académico (DATA-CSE) de la Udelar, Virginia Rodés, dijo que el proyecto «puede involucrar el incremento en la visibilidad de las obras y su impacto en términos de conocimiento y apropiación de la cultura». En este sentido, «debe representar un punto de partida respecto del diseño y nuevos modelos que tomen en consideración la remuneración de los autores por la creación», así como la incorporación «de la cadena de valor del libro. No parecen posiciones opuestas», dijo.

Para el representante de la Asociación de Docentes de la Universidad de la República (ADUR), Gregory Randall, la reforma de Ley de Derechos de Autor «no es la solución de otros problemas. Es un error pensar que esta Ley destruye la industria del libro. Creo que es un mito». Según Randall, la universidad «no solo genera un espacio de diálogo sino que es un actor mayor: muchísimos autores son docentes de nuestra institución, y a su vez genera muchísimos lectores, además de publicar cada año muchos libros. Es un actor con todas las letras y además tiene interés en defender el libro».

Según anunció el integrante del Consejo de Derecho de Autor y de la Comisión de Cultura del Pit-Cnt, Ignacio Martínez, el próximo debate debe ser convocado por la central de trabajadores e involucrar a la FEUU, AGADU y Cámara del Libro. Para Virginia Rodés se trata de algo desproporcionado: «Ya que se está buscando una mediación, hay que tratar de tener una representación equilibrada. Son dos organismos que tienen mucho poder y mucho peso, y una entidad gremial representada por estudiantes. El que no ve ese desequilibrio es ciego».

Texto propuesto de reforma de la Ley de Derechos de Autor

Acceder a video de la actividad en Portal Multimedia de ProEva Udelar

 

*Noticia tomada del portal de la Universidad de la República.

Our website is protected by DMC Firewall!