El exprofesor titular del Instituto de Historia, Dr. Carlos Zubillaga, recibió el título de Profesor Emérito asignado por unanimidad por el Consejo de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación (FHCE).

En los últimos 30 años Zubillaga fue decano de la FHCE, coordinador del Instituto de Ciencias Históricas, miembro del Consejo Directivo Central e integrante de la Comisión de Patrimonio Cultural de la Nación. Además cuenta con una vasta trayectoria como historiador y con múltiples distinciones en Uruguay y en el exterior.
El Dr. Gerardo Caetano dijo que se trata de una «distinción absolutamente justa» y comentó que conoció al académico durante la dictadura. «En ese contexto surgió, hace 40 años, una amistad entrañable», confesó. «Carlos padeció la intervención que le quitó el alma a la Universidad […] La dictadura le impidió desarrollar actividades docentes en el ámbito público». En ese contexto «buscó y creó resquicios de libertad», subrayó Caetano, señalando su rol como director del Departamento de Investigaciones del Centro Latinoamericano de Economía Humana (CLAEH), uno de los centros más importantes durante el período. «Allí se abocó a formar investigadores. Eso era militar contra la dictadura también», destacó.
Su compromiso político lo llevó también a padecer la prisión. En 1982 fue encarcelado por defender sus convicciones e integrar la Comisión Nacional por el Voto en Blanco.
El politólogo recordó que uno de los ejes de investigación del ahora Profesor Emérito fue estudiar la historia política del país y la historia del movimiento sindical. «Eso era reivindicar la política», recordó.
El docente de Facultad de Ciencias Sociales dijo que en aquellos años conoció el compromiso del historiador con la idea de Universidad, asociada a los valores articulados en la autonomía, en el cogobierno y en la gratuidad.
«Lo mejor que Carlos tiene, en su iniciativas, en su creatividad y en su producción está por venir. El compromiso con la verdad y con la Universidad está vivo», concluyó.
A su turno, Carlos Zubillaga dijo sentirse honrado por la unanimidad en la resolución que le otorgó el título, lo que, según dijo, refirma su convicción en la vitalidad de la democracia universitaria.
«Quisiera evocar la deuda respecto a quienes me enseñaron a transitar el camino no siempre fácil de la investigación histórica con dignidad, es decir, sin sumisiones y con apego a principios éticos inexcusables». Allí destacó el rol del doctor Arturo Ardao, del doctor Eugenio Petit Muñoz, de Blanca París, Jesús Bentancur Díaz, Juan Oddone, Fernando García Esteban, entre otros.
El exprofesor titular del Instituto de Historia destacó los «valores ineludibles de la labor historiográfica» que son los expresados por los conceptos de «verdad, imparcialidad, continuidad, generosidad y originalidad»

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DMC Firewall is a Joomla Security extension!