El Consejo de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación adoptó una resolución en la que reitera algunas de sus definiciones adoptadas en la resolución de 18 de marzo de 2015 y agrega otras nuevas.

Texto completo de la resolución

En la sesión extraordinaria del miércoles 2 de setiembre y en la sesión ordinaria del 14 de setiembre de 2015, el Consejo de la Facultad consideró el documento del Prorrectorado de Extensión «Orientaciones estratégicas generales del Pro Rectorado de Extensión y Relaciones con el Medio (2015-2018)» desde el punto de vista de tres grandes ejes programáticos que plantea.

En ese marco, el Consejo considera pertinente reiterar algunas de sus definiciones adoptadas en la Resolución de 18 de marzo de 2015 así como agregar otras nuevas, a saber:
a) Orientar las actividades de extensión desde una concepción inclusiva como se propone —y acuerda el Consejo—, no debería significar diluir las actividades de extensión en las actividades en el medio, ni sustituir la denominación expresa: «función de extensión» por la sola denominación «actividades en el medio», como a veces sucede. Debe mantenerse, entonces, los términos unidos para designar a una única función la de «Extensión y Actividades en el Medio».
b) La diferencia a la vez de complementariedad de ambos términos, reside en que el rasgo específico y distintivo de nuestra tradición universitaria en materia de extensión es, y debería continuar siendo, la prioridad de las actividades de extensión «en» y «hacia» los «sectores postergados» de la población, sin que ello implique excluir a otros destinatarios sociales y productivos. Mientras que, «actividades en el medio», debería permitir englobar un tipo de actividad universitaria más amplia y diversificarla, que se despliegan hacia el conjunto de la sociedad y contrapartes plurales.
c) En el mismo sentido, consideramos que las actividades de extensión han tenido, y seguirán teniendo, una perspectiva y compromiso con la defensa y promoción de los derechos humanos. Pero la discusión conceptual sobre la función de extensión vinculada a los derechos humanos no debería procesarse en clave académica, en torno a si la categoría «derechos humanos» resulta más precisa frente a otras, por ejemplo, los «sectores más postergados». Si bien hasta puede ser discutible la existencia de una definición unívoca sobre derechos humanos, lo importante ahora sería procesar un enfoque de la extensión en clave de sujetos y no de conceptos; sujetos vulnerables, marginales, no sustituibles o intercambiables por categorías indiferenciadas como la sociedad en general o el medio social.
d) La definición de sectores postergados no tiene una acepción exclusivamente económica. Es una definición amplia, pero no vaga, de quienes son discriminados o no reconocidos como personas, ya sea por sus capacidades diferentes, por razones género u otras, que les impide o limita, ya sea real o simbólicamente, ejercer su ciudadanía o expresar su individualidad en forma plena, activa y sin estigmas.
e) Una definición «inclusiva» de la extensión debería aceptar, también, diversas metodologías o formas de llevar adelante la función, sin agotarse en una comprensión horizontal del tipo «diálogo de saberes»; no solo en el sentido de lo que la Universidad da o enseña sino en el sentido de lo que la Universidad y los universitarios reciben y aprenden en esa comunicación de ida y vuelta, que es también un aprender a ver y respetar al otro, sensibilizarse interactuando con otros sectores de la sociedad, incluyendo en ese proceso los saberes no tradicionales, modalidades de enseñanza no formales, la investigación-participante.
f) El Consejo de Facultad comparte la propuesta de profundizar el proceso de descentralización de las actividades de extensión ya iniciado anteriormente, tanto en los servicios como en el interior. Al mismo tiempo, considera que sigue revistiendo particular importancia la dimensión territorial y comunitaria de la extensión y los ámbitos y sedes de relación directa de los universitarios con las comunidades, problemáticas locales y sectoriales, a los efectos de localizar allí actividades a largo plazo de los servicios, la labor de docentes y la integración de estudiantes de distintas facultades, respetando sus particularidades y áreas de conocimiento y su contribución a los cambios sociales en la comunidad. De allí la necesidad de seguir sosteniendo —evaluación mediante— los programas centrales y territoriales de extensión, que representan también ámbitos de relacionamiento de las Facultades y de propuestas multi- e interdisciplinarias.
g) Finalmente, el Consejo de Facultad señala la importancia que asume en este proceso de discusión enfocar las actividades de extensión desde el punto de vista de la formación de los estudiantes, y no solamente desde un enfoque docentecéntrico, señalando al respecto aquellos aportes que desde la función de extensión y las actividades en el medio promuevan la formación en valores y el compromiso solidario, en consonancia con el artículo 2.° de la Ley Orgánica de la Universidad de la República.
h) El Consejo de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación solicita al Consejo Directivo Central la postergación por una sesión el tratamiento de la propuesta de reestructura del Servicio y su presupuestación presentada por el Prorrector de Extensión y Relaciones en el Medio, Prof. Dr. Hugo Rodríguez, acompañando la discusión de la reestructura con los acuerdos que se alcancen en la reorientación programática de la Comisión Sectorial de Extensión y Actividades en el Medio.

Our website is protected by DMC Firewall!