En busca de una docencia para nuestro tiempo es el nombre del libro coordinado por la directora del Departamento de Estudios en Docencia del Instituto de Educación, Carmen Caamaño. Se trata del cuarto ejemplar producto del proceso de trabajo de este colectivo perteneciente a la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación (FHCE).

El material, que incluye diez artículos de autores uruguayos y extranjeros, entre ellos estudiantes y profesores de la FHCE, fue presentado este jueves por el decano Álvaro Rico, la especialista en formación docente Edith Moraes y el coordinador del Instituto, Pablo Martinis.
Los expositores subrayaron la relevancia de la publicación en un contexto nacional de discusión sobre temas educativos. El decano comentó que la diversidad temática de los artículos está vinculada a la complejidad y los desarrollos que en materia de educación y enseñanza se han producido en los últimos tiempos y que están vinculados a la realidad social. «Eso requiere abordajes específicos», dijo.
A pesar de la cantidad de artículos y temas que aborda, la publicación «tiene una unicidad porque refiere fundamentalmente a la reflexión sobre la naturaleza de la enseñanza, particularmente en la universidad y sobre la formación de los docentes universitarios», recalcó Rico, quien también dedicó unos minutos a hablar sobre la docencia universitaria específicamente, uno de los temas que el libro aborda. En ese sentido, recordó que cuando se habla de los problemas educativos de Uruguay «los profesores de nuestra casa de estudios se salvan, no están en el ojo de la tormenta. La discusión está centrada más en otros tramos del sistema. A veces también cuando se habla de la formación como profesionales de la educación las miradas se centran en ANEP o en Secundaria, y los docentes de la universidad nos volvemos a escapar. No se cuestiona que nuestra actuación deba incluir la formación pedagógica, didáctica y disciplinaria vinculada específicamente a la enseñanza. No es cierto que los problemas que tenemos en la Udelar en este tema sean una derivación de los tramos precedentes», cuestionó. «Tenemos problemas como los vinculados a la función de enseñanza. Una de las formas de atacar el problema es avanzar en la formación como enseñantes de eso que investigamos y de eso que dominamos en nuestro campo disciplinar», plateó.
Rico coincidió con uno de los planteos del libro que es la «apuesta a mejorar la enseñanza pública, la de todos, que no está mercantilizada, ni privatizada y que aún considera que la batalla por el acceso de los jóvenes a la educación superior es parte de la gran batalla por la democratización de la sociedad».
El decano valoró especialmente que el material presentado teorice «a partir de las propias experiencias universitarias, planteándose nuevos problemas» y que busque generar desde la Facultad teorías y críticas propias sobre los enfoques y sentidos comunes imperantes en relación con la figura del docente y la relación entre enseñanza y aprendizaje.
A su turno, Edith Moraes opinó que la publicación coordinada por Caamaño propone «conversar con otros», al tiempo que destacó que en temas educativos es central «generar múltiples oportunidades para relacionarse con el conocimiento sin perder el hilo de la tradición, para saber cómo se hacía y cuánto hay que cambiar. La institución formadora debería generar esta relación y dar lugar a la investigación que es la que produce los nuevos saberes. Este es un debe que tiene la formación de los docentes en nuestro país», confesó la especialista.
En el mismo sentido se expresó Pablo Martinis, quien sostuvo que «el pensar una docencia para nuestro tiempo (como se platea en el título) no tiene que ver con adaptarse a las cambiantes circunstancias de la realidad, sin con cómo ciertas tradiciones se actualizan», idea que, a su modo de ver, también está preste en el trabajo del Departamento, que deja de lado «la mirada acrítica de los cambios sociales en proceso, los cuales remiten a una distopía pedagógica: creer que la educación puede ser procesada a través de medios tecnológicos que son presentados como carentes de ideología».
Para concluir, el coordinador remarcó que se trata de un libro cuyas inquietudes «giran en torno a la función docente y su compromiso con la sociedad, desde un punto de partida que entiende que educar es humanizar. Los autores por lo tanto también coinciden en entender a la educación como un derecho inalienable del ser humano», concluyó Martinis.

DMC Firewall is a Joomla Security extension!