A sus 86 años Washington Benavides fue homenajeado este 14 de abril en el Paraninfo de la Universidad por el colectivo de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación (FHCE).

El rector de la Universidad, Roberto Markarian, definió al poeta como un «abridor de pensamientos».
En tanto, el decano de FHCE, Álvaro Rico, comenzó su exposición recodando la figura de Tomás de Mattos, tacuaremboense por adopción quien falleció el 21 de marzo, lo que despertó un espontáneo aplauso del homenajeado y del público presente.
Luego de repasar las distinciones otorgadas a lo largo de los años a Benavides, Rico señaló que el mejor homenaje es que su obra poética sea parte de los programas de estudios de Enseñanza Secundaria y que «sus poemas sean parte de un extenso cancionero popular que el hombre de la calle tararea en un ómnibus, o un hombre de la construcción en un andamio».
Definió a Benavides como un «luchador», «expulsado en 1975 por la dictadura uruguaya de su cargo de profesor» y que sufrió la quema de un ejemplar de su primer libro Tata Vizcacha (1955), el único en la historia de nuestro país que fue quemado en un acto público.
El decano definió al homenajeado como un «hombre generoso, no solamente por su trayectoria de vida y por sus labores como profesor, sino también por su trabajo como maestro en la formación del Grupo de Tacuarembó en los años 60, y toda una generación con una proyección nacional adquirida a los largo de todos estos años».
«Este es un homenaje que ha nacido de los funcionarios de FHCE [..] quienes han cultivado una amistad personal, que trascendió [..] para generar esta iniciativa colectiva, tomada también por la Asociación de Docentes de la Facultad».
El decano recordó que el vínculo del homenajeado con la FHCE data de 1985 y dijo que el profesor se refiere a ella como “mi segundo hogar”.
Para Rico, Benavides es «profesor emérito por iniciativa popular, es un título por efectividad», amparado en una larga trayectoria, la que resumió en el marco del homenaje.
Posteriormente, le entregó una placa de parte de todo el colectivo de FHCE «en honor a su trayectoria y sus aportes a la cultura».
También los funcionarios entregaron un reconocimiento por su generosidad a la hora de brindar su riqueza a todos aquellos que se acercan a conversar con él en los pasillos de Facultad. Además recibió una libreta con diferentes mensajes de parte de docentes, estudiantes y funcionarios.

«De aquí saldré a escribir»

A su tuno el poeta, músico y docentes, leyó un texto el cual tituló «Balbuceo respuesta del homenajeado», en el cual agradeció el reconocimiento y se definió como un «hombre común, sencillo con un padre maestro de la guitarra criolla y una madre maestra rural».
El músico recordó «los muchos destinos que inició: algunos fueron concretados, algunos permanecieron en hibernación, otros fueron ilusiones del viejo y de la vieja». Reconoció que le han sido otorgados «los galardones máximos», y dijo que se considera «el más joven de los ancianos poetas de nuestra patria». Recordó que AGADU tiene registradas más de 500 canciones de su autoría, y que «para no habituarse al ocio», desde 2008 dirige el Taller de Creación de Canciones de Bienestar Universitario junto a Héctor Numa Moraes y Mario Paz.
«De aquí saldré a escribir en mi computadora algún poema que le saque punta a lo que me acontezca esta noche». «Estoy muy agradecido, sépanlo», concluyó.
Benavides se trasladó luego junto a familiares, compañeros de trabajo y amigos a la Facultad de Artes donde el homenaje continuó con música y se cerró con un brindis.

 

Fotos: Portal de la Udear y portal FHCE


 

DMC Firewall is a Joomla Security extension!